jueves, 31 de diciembre de 2009

Una brillante carrera Honor al mérito. Miembro de diversas asociaciones académicas y animador del debate intelectual, Francisco Miró Quesada C. ha rec

http://www.elcomercio.com.pe/edicionimpresa/Html/2008-12-21/una-brillantecarrera.html

EL DOMINICAL, DE EL COMERCIO (LIMA), 21 de dicimbre de 2008, pp. 12-13

ESPECIAL

Hay alborozo entre los filósofos del mundo hispánico por el justo homenaje que el Congreso del Perú le ha tributado recientemente al doctor Francisco Miró QuesadaCantuarias al otorgarle su Medalla de Honor. Esta semblanza sobre los méritos del homenajeado y su larga carrera se basa en la lectura de su rica bibliografía y nuestros vínculos desde hace alrededor de medio siglo.

Tuve el gusto de conocer a Miró Quesada Cantuarias en el Congreso Interamericano de Filosofía, celebrado en Washington D. C. en 1957. A ese cónclave asistieron distinguidos pensadores, como José Vasconcelos, Leopoldo Zea, Risieri Frondizi, Andrés Avelino, Adolfo Vázquez y Betty Flower, secretaria general de la Asociación de Filosofía de Estados Unidos, traductora al inglés de "La Filosofía en el Perú", de Augusto Salazar Bondy, y catedrática en la Universidad de Pennsylvania, donde destacó por sus contribuciones a los estudios de la ética y libros como su "History of Philosophy in America" (1977). Por entonces, nuestro filósofo ya había delineado su pensamiento con singular brillo, particularmente en la lógica y la epistemología, e ideado un método de análisis de la situación y el destino del ser humano. Seis años después, en "Apuntes para una teoría de la razón" (1963) determinó que el sistema de evidencias tradicionales había caducado parcialmente al plantear el problema de la relación entre conocimiento y lenguaje. En 1969 distinguió dentro de los parámetros de la razón una vertiente algo rítmica o mecánica y otra poética o creadora. En "Humanismo y revolución" (1969) explicó cómo las ideologías pueden ser analizadas con rigor mediante ciertos métodos desarrollados por el pensamiento filosófico contemporáneo. En los años siguientes realizó nuevos aportes a la lógica, la lingüística y la historia de las ideas. En "Despertar y proyecto del filosofar latinoamericano" (1974) reconoció en esa zona geográfica la existencia de cuatro generaciones de estudiosos: 1) los patriarcas o fundadores, 2) los forjadores, 3) los técnicos, y 4) los universalistas modernos.

Intensa actividad

Mis vínculos con Paco Miró Quesada Cantuarias se profundizaron en encuentros en varios países del hemisferio occidental. En 1965 nos reunimos con un grupo de pensadores estadounidenses en mi residencia en Manhattan. Días después, uno de ellos lo presentó en una conferencia que Paco dictó con su usual lucidez en el Teachers's College de la Universidad de Columbia. Asimismo, hemos intercambiado ideas en los congresos de las academias de la lengua, como el llevado a cabo con motivo de la conmemoración del centenario de la fundación de la Academia Mexicana en 1975. En él, como en otros cónclaves, representó a la Academia Peruana de la Lengua, de la que es miembro de número, junto con Luis Jaime Cisneros Vizquerra, Martha Hildebrandt y Estuardo Núñez, asiduos asistentes a esos encuentros.

Nuestras relaciones intelectuales en el Perú han sido muy frecuentes. En el Instituto Raúl Porras Barrenechea de la UNMSM, la compartida alma máter, Francisco Miró Quesada Cantuarias me honró en 1984 al disertar sobre "Spanish in the Western Hemisphere: In Contact with English, Portuguese and the Amerindian Languages". Uno de los capítulos de ese volumen que coordiné en 1982 trata de las políticas lingüísticas en el Perú y la designación del quechua como segundo idioma oficial del país, a la que el disertante tanto contribuyó cuando fue ministro de Educación. En 1987 participamos en Lima en el Primer Seminario Internacional de Historia Latinoamericana sobre Integración y Nacionalismo, organizado y presidido por Miguel Maticorena Estrada, director de investigación histórico-social, del Consejo de Integración Cultural Latinoamericana (Cicla). Entre los ponentes y participantes en esa reunión estuvieron Robert J. Alexander (University of Rutgers), Solomon Lipp (McGill University), José Durand (Universidad de California-Berkeley), Frank Moya Pons (Universidad de Columbia), Fermín del Pino (Consejo Superior de Investigaciones Científicas, España) y Javier Pulgar Vidal (UNMSM).

En octubre del 2002, dictamos conferencias en el homenaje a Manuel Seoane, llevado a cabo en el Hemiciclo Raúl Porras Barrenechea del Congreso de la República. Cuatro años después, en ese mismo hemiciclo, Miró Quesada Cantuarias presentó mi libro "Entre dos fuegos. Reminiscencias de las Américas y Asia" (2005), de cuyo prólogo es autor. Igualmente prologó el tomo dedicado a mis "Reminiscencias de Europa y África", que próximamente se presentará en este recinto.

En resumen, nuestro más prominente filósofo se ha distinguido por introducir en el Perú la lógica y las corrientes epistemológicas contemporáneas. En el curso de su fecunda y ejemplar vida, fue uno de los fundadores de la Sociedad Peruana de Filosofía, cuya presidencia ha ejercido en varios periodos. Ha ocupado la dirección del Instituto de Investigaciones Filosóficas de la Universidad de Lima (1979-1995); del Instituto de Estudios e Investigaciones Filosóficas de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (1996) y del Instituto de Investigaciones Filosóficas de la Universidad Ricardo Palma (2001).

Publicaciones

En mi concepto, entre sus libros más iluminadores se encuentran "La otra mitad del mundo" (2 vols., 1959), "Filosofía de las matemáticas" (1980), "Proyecto y realización del filosofar latinoamericano" (1981), "Razón e historia en Ortega y Gasset" (1992) y "Ratio Interpretandi. Ensayo de hermenéutica jurídica" (2000).

Sin lugar a duda, la Medalla de Honor del Congreso del Perú reconoce sus altas calidades académicas, profesionales y humanas. La merecida distinción se suma a los importantes premios y condecoraciones otorgados por Alemania, Brasil , Colombia, Chile, Francia y Polonia, para honra propia y del Perú. En Moscú en 1990, Francisco Miró Quesada Cantuarias fue el primer americano en ser elegido presidente de la Federación Internacional de Sociedades de Filosofía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario