miércoles, 19 de diciembre de 2012





c18 l Cultura ___ El Comercio___ domingo 7 de octubre del 2012


Una mirada a la edición revisada

“La ciudad y los perros” cumple 50

Eugenio Chang-Rodríguez

El destacado profesor de la Universidad de Columbia escribe
a propósito de la edición que, por los 50 años de la novela de
MVLL, las Academias de la Lengua Española han publicado

768 páginas tiene la edición conmemorativa de la novela editada por la RAE y la Asociación de Academias de la Lengua Española.

Autor: Vargas Llosa recibió el premio Biblioteca Breve por esta obra. La nueva edición ya circula en librerías limeñas.


Cuando en 2010 la Academia de Suecia le otorgó el Premio Nobel a Mario Vargas Llosa, destacó la importancia de su novela “La ciudad y los perros”. El manuscrito de la obra recibió el Premio Biblioteca Breve (1962) y se publicó en 1963. Ese mismo año ganó el Premio de la Crítica Española. Desde entonces se ha traducido a más de treinta idiomas.
      Pieza fundamental en la renovación del arte de novelar, la obra contribuyó al ‘boom’ latinoamericano de narrativa generado por Gabriel García Márquez, Julio Cortázar, José Donoso, Carlos Fuentes y Guillermo Cabrera Infante, entre otros. Al cumplirse este año el cincuentenario de la terminación del borrador de “La ciudad y los perros”, la Real Academia Española (RAE) y la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE) han publicado la última de sus muchas ediciones en castellano. Esta edición conmemorativa de 768 páginas la ha coordinado Marco Martos, presidente de la Academia Peruana de la Lengua, quien ha rastreado las fuentes literarias.
       El volumen presenta los estudios de siete críticos: los peruanos José Miguel Oviedo, Carlos Garayar  y Efraín Kristal; los españoles Víctor García de la Concha, Darío Villanueva y Javier Cercas, y el estadounidense John King. Le siguen una bibliografía preparada por Miguel Ángel Rodríguez Rea, y un glosario e índice onomástico elaborado por Carlos Domínguez y Agustín Panizo.

“La ciudad y los perros” es pieza fundamental en la renovación del arte de novelar.
          La obra maestra ostenta una técnica narrativa innovadora influida por los escritores estadounidenses de la generación perdida (Faulkner, Dos Passos, Heminway) y, contradictioramente, por narradores franceses tradicionales (como Flaubert y Víctor Hugo). Utiliza flashbacks de acciones y ambientes en distintas épocas y sitios; emplea monólogos interiores, fluir de la conciencia, historias alternadas y contadas en primera, segunda y tercera persona; combina
realismo, naturalismo, costumbrismo y simbolismo.  Sobresale por la diversidad de discursos narrativos que la dotan de una extraordinaria riqueza estructural y verbal, con pluralidad de registros lingüísticos.
      El autor narra con tres puntos de vista: uno externo, otro interno y otro mixto. El punto de vista externo es el dominante; gracias al narrador en tercera persona, el lector se entera de la mayor parte de la acción en la novela. El origen étnico de cada uno le sirve al novelista para mostrar el racismo en el Perú, uno de los más fuertes en América desde el periodo Colonial. En “El pez en el agua” (1993), su libro de memorias, Vargas Llosa explica que algunos personajes de “La ciudad y los perros” son totalmente inventados, pero otros “son versiones muy libres” y deformadas de modelos reales”. Por ejemplo, el ficticio profesor Fontana es el poeta surrealista César Moro, instructor de francés del Leoncio Prado, con quien los cadetes se ensañan con sus mataperradas.
      En conclusión, “La ciudad y los perros” supera la narrativa latinoamericana tradicional mayormente basada en el binomio hombre-naturaleza y la denuncia social para ofrecernos una novela de novedosa arquitectura donde plantea problemáticas universales. Su discurso entrecruzado de voces, estructura espiral y visión constantemente introspectiva, consagran al autor como uno de los representantes claves de la narrativa en castellano.

 Es una obra mayor de las letras hispánicas y de la literatura universal.

       El éxito editorial de la novela llevó a una adaptación cinematográfica dirigida por el peruano Francisco José Lombardi y estrenada el 18 de junio de 1985 en once salas de Lima. El guión fue escrito por Mario Vargas Llosa y José Watanabe. “Jaguar”, otra película, la dirigió el chileno Sebastián Alarcón. Es una atrevida adaptación de “La ciudad y los perros” que en 90 minutos de duración se inspira en la novela y extrapola la realidad peruana de los años 1950 al Chile de los años 1980. La película se rodó en cinemascope y la vieron alrededor de 27 millones de espectadores en la ex URSS, con lo que fue una de las cintas más exitosas de su temporada, pretexto usado para ser censurada por el gobierno de Moscú.
       La ciudad y los perros” también fue llevada a las tablas. Se la presentó por primera vez en España en 1982, con la dirección y adaptación de Edgar Saba y la actuación de Antonio Banderas, en el papel de El Esclavo. El 31 de marzo del 2012 se estrenó por segunda vez en el mundo en el Centro Cultura de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Además, el 13 de setiembre del 2012 circuló la noticia de que Natalio Grueso, director de Programación de Artes Escénicas de la capital española, había anunciado que el Ayuntamiento de Madrid producirá y representará íntegramente toda la obra dramática de Mario Vargas Llosa durante la temporada 2012-2013 de los teatros municipales españoles. Damos entonces la bienvenida a la reedición de una obra mayor de las letras hispánicas y de la literatura universal cuyo  impacto ha rebasado el marco propiamente novelístico y cuya valía se ha sostenido y acrecentado desde su publicación en 1963.

El autor de la nota con Nadine Heredia.



Autor.  Vargas Llosa recibió el premio Biblioteca Breve por esta obra.
La nueva edición ya circula en librerías limeñas.




Al cine. El éxito de la novela propició que fuera llevada al cine en 1985 por Francisco Lombardi.







No hay comentarios:

Publicar un comentario